GALERÍA
la historia ilustrada de un pueblo cubano

jueves, 9 de junio de 2011

1957: La tienda y peletería "El Gallo"

1957: La conocida tienda y peletería "El Gallo", que por muchos años estuvo ubicada en la calle 13 entre 6 y 8, fue siempre un sitio comercial muy visitado por nuestra población de mediados del siglo pasado. Su propietario desde finales de los 1930 y bien entrado los 1940, era un hebreo centroeuropeo nombrado Salomón Kozolchyk que, como a todos los de esa parte del planeta, en Cuba se le llamaba polaco, fueran o no oriundos de Polonia. Posteriormente "El Gallo" pasó a manos de Arnold Pressman, quien vivía en los altos de la tienda junto con su esposa Blima ("flor", en hebreo) y sus bellas y simpáticas hijas Rosita y Ofelia. Recuerda Carlos Valiente Romero que las dos jóvenes rubias se turnaban para llevar los depósitos de su padre al Banco Garrigó, donde él trabajaba. Consuelo Hernández Basabe nos cuenta además que fueron muchas las ocasiones en que ella y su hermana Eloína se detenían a conversar con Rosita cuando pasaban por la calle 13, y que siempre pasaban un rato muy agradable con ella.

Dicen Francisco Fina García y Juan Bundó Puig en "Santiago de las Vegas por dentro":

"Con sus departamentos: peletería, sombrerería, confecciones para hombres, mujeres y niños, se mantiene en primera fila de las tiendas de ropa que se distinguen por sus módicos precios y artículos de primera calidad. El Gallo, que no pretende ser una tienda de lujo, acoge en sus dependendias a todos los clientes que cuentan con escasos recursos económicos, brindándoles verdaderas oportunidades y gangas en todas sus compras, cuidando siempre de vender artículos de primerísima calidad a los más bajos precios. En todo el Término Municipal y aún más allá, es conocida esta acreditada y popular casa, que puede siempre repetir: 'Comprando en El Gallo, no hay fallo'".

Como nota final señalamos que en el año 1854 existía en el número 16 de la calle Compostela (la misma 13) una tienda llamada "El Gallo", propiedad de un tal José Vigil (probable antepasado de los hermanos Vigil activos en el C.I.R. a mediados del siglo XX). Desconocemos si se trata del mismo establecimiento, o si el nombre común es pura coincidencia; pero sospechamos que el recordado comercio de las familias Pressman y Kozolchyk tenía ya más de un siglo de existencia en el momento de la fotografía que hoy publicamos.

3 comentarios :

  1. Xiomara Vigoa (Sánchez)9 de junio de 2011, 10:53

    Me recuerdo muy bien de la tienda El Gallo, ahi era donde mi papa nos compraba los zapatos para la fiesta del Patron.

    Los zapatos estaban colgados afuera amarrados con por los cordones en un palo que parecia de escoba.

    Los zapatos de los varones le deciamos vaquetetumbos por lo duros que eran y los zapatos de las hembras tenian un correita por el empeine.

    Los zapatos eran tan duros que llegabamos del parque con ampollas en los pies eso era por el ano 1945.

    Despues las cosas mejoraron y ya nos compraban los zapatos en La peleteria La Isla en la Habana.

    A pesar del dolor de los pies la pasabamos muy bien en la verbena y en el parque nuevo el dia del Patron.

    Estos son mis recuerdos de la Tienda El Gallo en la que los dueños y su familia eran muy amables con nosotros.

    Xiomara Vigoa (Sanchez)

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo a una de las hermanas Pressman que se llamaba Ofelita que visitaba la casa de mis abuelos, era muy bonita, tenia los ojos azules.

    Tambien creo recordar que fallecio muy joven pero no recuerdo la causa, pero si la conmocion que causo su fallecimiento.

    ResponderEliminar
  3. Ampliando la información sobre la peletería "El Gallo", debo aclarar que el hermano de Salomón Kozolchyk tenía una tienda de efectos de "Cowboy" en la calle Flagler (frente a la estación del Metrorail de Miami-Dade). Yo era su cliente y hablaba a menudo con él. Un día me contó que Salomón le vendió la tienda "El Gallo" a Arnold Pressman después de ganarse el premio mayor de la lotería nacional y mudarse para La Habana.

    Además de las bellísimas Rosita y Ofelita, Arnold Pressman tenía una hija casada que vivía en La Habana: Anita. Visitaba muchas veces a sus padres en Santiago. También tenía un hijo llamado Mario. Éste es muy amigo mío. Fué un importante médico radiólogo del Hospital de Veteranos de Miami. Vivía en Miami Beach con su esposa Fanita, una dama encantadora de La Habana. Al retirarse el Dr Pressman se mudó con la señora Fanita para Beverly Hills, California. Allí viven con su nieto, el famoso cineasta (productor y director) Brett Ratner. Entre sus películas más famosas están Rush Hour, The Family Man, Red Dragon, X Men y The Last Stand. Mario y Fanita Pressman viven muy orgullosos de su nieto Brett Ratner. Mario visitaba también a sus padres en Santiago de las Vegas. Siempre que nos reuníamos aquí en Miami, él fumándose su tabaco como buen criollo me contaba lo mucho que le gustaba Santiago de las Vegas.

    Leonardo Gravier.

    ResponderEliminar